En muchas ocasiones los dominios son registrados conforme a su disponibilidad sin que se compruebe si tienen alguna relación con el nombre que se está comprando o pueda producirse algún conflicto de caracter legal por derechos de marca. Esta situación ha ocasionado que existan empresas que se dediquen al negocio de comprar dominios cuyo nombre tiene un valor potencial para luego revenderlos. La venta y subasta de dominios se ha convertido en un negocio muy lucrativo. No son pocas las veces en que alguien ha comprado un dominio por unos pocos dólares y lo termina vendiendo en miles.
De esta manera algunos de los negocios que podríamos llamar poco éticos y se hacen con los dominios son los siguientes:

Adelantarse en el registro del dominio

Supongamos que usted tiene una empresa en crecimiento de cualquier tipo la cual espera que en un futuro cercano llegue a desarrollarse aún más. En este punto probablemente no tenga un dominio propio pero seguramente lo va a necesitar dentro de muy poco. Sabiendo esto hay gente que se adelanta y compra el dominio cuando la empresa aún no es tan famosa con el fin de revenderselo mucho más caro.
Esto mismo también puede ocurrir con una compañía que ya está consolidada. Debido a que hay diversos tipos de dominios de primer nivel, no es muy propable que una compañía los tenga comprados todos. Por eso no es raro que aparezca un oportunista y compre uno de los dominios que la compañía no tenga registrado y trate de venderselo.
Tampoco las personas famosas escapan de esta práctica, por lo tanto hay personas que registran su nombre por si llegan a necesitarlo en un futuro por lo cual llegan a participar en el negocio de los dominios.
Por su parte el ICANN ya cuenta con un procedimiento para la resolución de disputas el cual se conoce como UDRP. Este consiste en una política diseñada para evitar en la medida de lo posible los conflictos legales que suelen ser más costosos y lentos.

Registrar nombres parecidos al de compañías o productos

En muchas ocasiones cuando tecleamos erroneamente el nombre de un dominio en nuestro navegador este nos acaba dirigiendo a otro sitio o simplemente nos muestra el error de “No se puede encontrar el servidor”. Este simple hecho ha sido convertido en una oportunidad por algunas empresas que registran estos dominios para llevar a su sitio web a las personas que se equivocan al escribir, que en muchos casos pueden ser bastantes si el sitio original es famoso.
En la mayoría de los casos el contenido del nuevo sitio puede ser simplemente publicidad pero también pueden ser productos de la competencia. También hay quienes registran el dominio solo para impedir que otros se adelanten y lo hagan antes de tal forma que ni siquiera tienen servidor web.
De hecho sitios como microsof o google tienen variaciones en sus nombres (de 1-3 letras o incluso más) que han sido registradas como dominios. Un par de ejemplos de estos es miicrosof.com y micrrosoft.com.
Esta práctica puede llegar a ser un gran negocio ya que ninguna empresa desea que sus clientes terminen con la competencia solo por un error al teclear. No obstante muchas compañías pequeñas no pueden permitirse el gasto de registrar gran cantidad de dominios por lo cual no pueen evitar esta práctica.

Registrar un dominio antes de que su dueño lo renueve

Cuando un dominio es registrado se hace por un periodo determinado el cual se mide en años. Una vez que este periodo está a punto de terminar, el propietario logicamente debe ocuparse de renovar su dominio o puede emplear una opción de auto renovación en caso de que esta le sea ofrecida por el registrador.
Se han dado casos en que compañías importantes se han olvidado de renovar su dominio lo cual ha sido aprovechado por alguna persona para registrar el dominio que ha sido liberado recientemente.
Logicamente entre más importante es el dominio, más personas tratarán de apoderarse de él por lo cual se han creado mecanísmos automáticos como listas de espera que sirven para registrar el dominio apenas esté libre. De hecho hay compañías registradoras que basan su modelo de negocio en esto. Sin embargo hay que tener claro que esto no es nada confiable ya que cada una de estas compañías tiene su propia lista (no existe ninguna que sea oficial) y solo uno de los solicitantes al final conseguirá el dominio. Por este motivo esta práctica se considera una estafa.