Cualquiera que haya navegado en la Internet o que tenga experiencia en la creación e implementación de blogs y sitios web, probablemente ha oído hablar de  términos como los códigos 401 y 301 e incluso del código 500, para los que también tienen conocimientos de programación. Muchos probablemente han visto estos códigos alguna vez y se han preguntado para que sirven y que información proporcionan. En este artículo vamos a explicar que son estos números, conocidos como los códigos de respuesta del servidor.

Aunque probablemente no es muy importante para el usuario de la web promedio tener un fuerte conocimiento de estos códigos,  es probable que tarde o temprano se va a encontrar con estos cuando navega en la red, por lo que siempre es bueno saber que son.

La mayoría de los servidores web se adhieren a un conjunto estandarizado de códigos de resultado en los que cada solicitud/respuesta pueden agruparse. Cada serie tiene un significado general y dentro de las series hay códigos de resultados muy concretos.

  • 200 – Éxito: Todo está funcionando correctamente. (estos códigos por lo general son silentes o o no son enviados al navegador ya que si todo funciona bien, al usuario no le interesa ver un mensaje que diga que todo está bien).
  • 300 – Redirección: El visitante ha sido enviado desde una página o URL a otra. (estos códigos a menudo también son silentes porque el visitante se envía generalmente a una nueva ubicación que debe responder con éxito).
  • 400 – Incompleto: Algo pasó y la petición no se completó correctamente. (éstos códigis se envían generalmente a el navegador de alguna manera)
  • 500 – Error: Se ha producido un error interno del servidor, ya sea relacionado con el servidor  mismos o con el software que se ejecuta en él. (estos son casi siempre enviados al navegador). Cualquier código 500 significa probablemente que algo fuera de control ha salido mal. El visitante puede tratar de nuevo en unos minutos por si se trata de un problema de carga del servidor, pero si el problema no desaparece puede probar haciendole saber al responsable del sitio web que ha habido un problema. Tratar de recordar lo que se hizo antes de que el error apareciera puede ser útil para la solución de problemas.

Otros códigos de respuesta bastante comunes y que probablemente encontrarán al navegar en Internet son los siguientes:

  • 301 – La página que estaba tratando de acceder se ha trasladado a una nueva ubicación. El servidor debe redirigir automáticamente al visitante a la nueva página y en esencia la persona no debería tener que hacer nada más. Los webmaster utilizan a menudo el código 301 cuando se elimina una página o se crea un nuevo sitio web para que los visitantes y los motores de búsqueda puedan encontrar la nueva página con facilidad.
  • 403 – El visitante no está autorizado a ver esta página. Ya sea que el visitante fue autenticado incorrectamente o su dirección IP está restringido para ver la página. En cualquier caso, eso significa que la persona no podrá acceder a la página de su interés.
  • 404 – La página a la que está tratando de acceder el visitante ya no existe. Puede ser que haya existido en el pasado y ha sido removida o que el enlace utilizado estaba equivocado. No hay redirección y el visitante tiene que encontrar la página de otra manera.